Acústica casera: Cómo mejorar el sonido de tus grabaciones de voz

A menudo se tiende a confundir insonorización o aislamiento con acondicionamiento acústico.

La primera consiste en proteger una habitación (de manera hermética, de ser posible) contra la penetración del ruido, lo cual es más complejo porque depende tanto de factores internos, como de otros ajenos a nuestra voluntad. Vecinos ruidosos, mascotas, aparatos electrónicos, ubicación, aviones, carros, la densidad de las paredes, si es casa o apartamento… todo esto influye.

Las sugerencias de este post partirán de mi experiencia personal como voice over (no soy ingeniero ni experto en acústica), pero sobretodo de que ya hayas ubicado en tu vivienda un espacio lo más silencioso posible para grabar, es decir, nos centraremos en el acondicionamiento acústico.

Cosas que puedes hacer y productos que puedes adquirir para reducir las reflexiones sonoras de una habitación y, en algunos casos, también servirán para reducir levemente la entrada de ruido externo a tu micrófono de locución o podcasting.

Vamos primero con los “remedios” caseros, ¡pero antes de empezar es pertinente compartir este meme! 😉

Cuando estás grabando y...
Instagram @ellocutoriodc
Muebles, tapetes y cobijas, tus nuevos mejores amigos

Este tipo de materiales ayudan a absorber las reflexiones, así que no escatimes en regarlas por toda la habitación.

Tapetes en el piso, cortinas de tela en las ventanas y cobijas en las puertas harán parte de esta “decoración acústica”.

Abrir las puertas de un clóset crea una especie de cabina de 3 paredes, a las que puedes colgarle cobijas a los lados para lograr un mejor sonido… pero ojo, es preferible que sea un clóset destinado a grabar y no estés moviendo la ropa o lo que sea que tengas adentro, puesto que puede cambiar un poco el sonido de grabación a grabación.

Si es un espacio más amplio y cerrado, como un walk-in closet, mejor. Tendrás menos ruido exterior, pero también más superficie que recubrir con ropa y hasta con espuma o paneles acústicos.

Con esa ventaja viene la desventaja de la temperatura. Vas a tener que hacer más pausas para salir a refrescarte porque el sitio se puede calentar.

En caso de emergencia…

Como no siempre podemos grabar desde la comodidad del hogar (o la incomodidad de un clóset), hay que tener planes B y C para grabar cuando estemos de viaje o no podamos hacerlo desde nuestro sitio habitual.

"Setup" de emergencia en un carro.
“Setup” de emergencia en un carro.

Encerrarse en un carro parqueado en un lugar tranquilo ha sacado de apuros a más de un reportero o locutor. La cabina de los carros tiene cierto hermetismo que bloquea buena parte del ruido exterior, mientras que la cojinería ayuda con las reflexiones.

Nunca es ideal estar rodeado de tantas ventanas a la hora de grabar, pero, ¿quién dijo que este es el sitio ideal para hacerlo? Simplemente estamos “apagando un incendio”, como decimos de manera coloquial en Colombia.

Por otra parte, cuando he tenido que grabar algo mientras estoy de viaje (¿acaso los locutores comerciales tenemos vacaciones?), me he valido de almohadas, cojines, toallas y sillas para armar un ambiente más agradable en términos acústicos.

Un "fortín" hecho con almohadas.
Un “fortín” hecho con almohadas.
Productos para tratamiento acústico

Llega un momento en el que ya no queremos que la cosa sea tan casera, ¡y eso está bien!

Teniendo en cuenta de no todos tienen las mismas necesidades (voice over, podcast, contenidos audiovisuales) ni presupuestos, puede que algunas de estas recomendaciones apliquen o no para tu caso, así que dejaremos los links de cada una para que los visites y evalúes si es la solución adecuada.

1. Escudos acústicos

Ayudan a absorber las reflexiones del recinto e incluso pueden disminuir el ruido que venga de una fuente directa. La idea es que la parte que va detrás del micrófono actué de escudo entre esa fuente de ruido y el micrófono, así que la ubicación es clave.

Los hay para bases de micrófono de piso o para apoyar en escritorio. Así mismo de varios tamaños dependiendo del tamaño de nuestro micrófono, qué tanto espacio queramos cubrir o el sitio donde lo vayamos a usar.

2. Kaotica Eyeball

Aunque viene siendo un escudo acústico como los anteriores, lo presentamos aparte por su material, diseño y forma de uso.

El precio del Eyeball comienza en 200 dólares, pero puede ser un poco más si quieres escoger el color del filtro o el modelo que se adapte al tamaño de tu micrófono. También encontré este distribuidor que lo vende en Colombia. (El Locutorio no tiene relación directa con ellos, contáctalos bajo tu responsabilidad)

Personalmente lo he usado, pero en ambientes que ya tienen un tratamiento acústico, como estudios que quieren de alguna manera reforzar sus condiciones acústicas poniéndole este accesorio al micrófono.

Me gusta el diseño aunque reconozco que puede estorbar un poco y me parece que ese dinero puede invertirse mejor en otro tipo de soluciones… pero esa es solo mi opinión.

Foto: kaoticaeyeball.com
Foto: kaoticaeyeball.com

En mi caso, tal vez lo tendría como una solución alternativa para grabar un podcast o locuciones fuera de cabina.

3. Mini cabinas portátiles

Pequeñas cajas para insertar el micrófono. Sus paredes internas generalmente están cubiertas con paneles de espuma acústica.

Si “le jalan” a las manualidades, pueden construir una con alguna caja sólida o plegable, parecida a las decorativas o a las de echar la ropa sucia que venden en los almacenes de artículos para el hogar. En las paredes internas le ponen paneles de espuma acústica y listo.

Si son como yo, y les da miedo la posibilidad de crear un adefesio espumoso, mejor consigan una de estas:

Tengo la primera de esa lista, la Porta-Booth Plus. Es diseñada por un veterano locutor estadounidense, así que conociendo las necesidades de los locutores, especialmente fuera de sus estudios, supo darles solución con este producto tan práctico.

La usé mucho en una época en que no contaba con una cabina de grabación, pero ahora la saco del clóset solamente cuando viajo, ya que es bastante práctica para ese propósito. Es plegable, se ensambla con cremalleras y permite encajar cómodamente una base de escritorio para micrófono. Además la espuma que usa es de buena calidad, Auralex Studiofoam.

4. Paneles de espuma y otros paneles acústicos

Existen de todos los tamaños y colores. No es necesario recubrir toda la habitación pero sí una buena parte. Casi siempre vienen en paquetes de múltiplos de 3 y generalmente de 2 pulgadas de grosor. En las esquinas, donde se acumulan las frequencias bajas, se deben usar unos más gruesos llamados trampas de bajos.

Por un lado están los de espuma que requieren ser pegados con un material especial a la pared, en caso de que no traigan adhesivo…

… y por otro, los paneles de fibra de vidrio o lana mineral y recubiertos con tela, que no solo se ven mejor sino que suelen dar mejores resultados. Así mismo, pueden ser más costosos.

Hay más alternativas y materiales aparte de estos tipos de paneles, pero mencionamos solo estos para efectos de mantener esta guía lo más sencilla, pero a la vez efectiva, posible.

En tiendas como Mercado Libre también se consiguen paneles acústicos y, en ocasiones, se pueden mandar a fabricar a medida.

5. Cabinas de grabación

Aquí es donde podemos atacar ambas cosas, aislamiento y acústica. La inversión será mucho mayor que con las alternativas anteriores, pero así mismo vamos a lograr un ambiente de grabación óptimo.

Si bien es posible contratar una empresa especializada para que la construya a medida, lo más seguro es que esta cabina sea fija y, si se llegara a trasladar, tal vez habría que reconstruir algunas partes e incurrir en costos adicionales.

El emprendimiento colombiano Mobile Wall fabrica cabinas desarmables con un tamaño ideal para locutores, podcasters o músicos que quieran tener un espacio de grabación adecuado y que quepa en una habitación.

Pueden personalizarse aspectos como la puerta, ventana y color. (Instagram @mobilewall01)
Pueden personalizarse aspectos como la puerta, ventana y color. (Instagram @mobilewall01)

Aunque no las he probado, he escuchado muy buenos comentarios de locutores que ya las han adquirido.

Probablemente esté inspirada en la europea StudioBricks, que al igual que la Mobile Wall es como un conjunto de piezas de ‘Lego’ gigantes que arman un cubículo. Si estás en Europa o Estados Unidos, StudioBricks es de las mejores opciones.

En conclusión…

Con recursos caseros o con diferentes presupuestos, ahí tienes varias opciones para mejorar tu espacio de grabación para podcast o locución. Si has usado alguno de estos productos o incluso otros, ¡déjanos saber abajo en la sección de comentarios!

* Como participante del programa Amazon Associates, El Locutorio podría ganar una comisión sobre una compra realizada desde alguno de los enlaces presentes en este artículo.

Jorge Velasco es voice over freelance en español e inglés. También participa como coach en Herramientas Digitales y Locución en entrenamientos de El Locutorio. Tiene experiencia como locutor, productor y creativo de radio en varias estaciones de Colombia.