Storytelling: ¿Qué es y cómo dominarlo?

De las habilidades blandas o soft skills, la comunicación es la que hoy en día más les interesa a las compañías cuando están buscando un candidato para un trabajo.

De acuerdo con un estudio de Zip Recruiter, un marketplace estadounidense que conecta a empresas con quienes están buscando un empleo, 93% de los empleadores afirman que las habilidades blandas juegan un papel crítico a la hora de decidir a quién contratar, y en su plataforma la soft skill más requerida por las compañías es habilidades en comunicación.

Y un buen comunicador debería aprovechar una herramienta poderosa para cautivar a su audiencia: El Storytelling.

¿Qué es Storytelling?

Es el arte interactivo de usar palabras y acciones para revelar los elementos e imágenes de una historia mientras se estimula la imaginación del oyente.

Dicha historia se comparte con una audiencia con fines educativos, de entretenimiento, para impartir valores morales o para lograr la preservación cultural.

No es un proceso, una técnica o un método. Es un arte, y por esto requiere creatividad, visión y práctica.

Ejemplos de grandes storytellers: Steve Jobs, Richard Branson, Oprah Winfrey, Walt Disney y Tony Robbins.
Ejemplos de grandes storytellers: Steve Jobs, Richard Branson, Oprah Winfrey, Walt Disney y Tony Robbins.

¿Por qué es importante contar historias al comunicar?

Todos tenemos grandes historias que contar. Sin embargo, probablemente te estés preguntando por qué es importante utilizar el storytelling. Te damos algunas razones:

  • Despierta emociones. Piensa en un comercial que hayas visto recientemente y te haya gustado. Es muy probable que hayas sentido conexión con la marca porque en realidad conectó con tus emociones más primarias. Puede que te haya inspirado, impactado o hecho reír. Una marca que consigue despertar emociones gracias al poder del storytelling está consiguiendo un gran objetivo comunicativo: ser recordada.
  • Transmite la esencia de una marca. Cuando se cuenta una buena historia, lo que en realidad se está haciendo es conectar con la audiencia a través de tus valores fundamentales (o los de tu marca). Es importante que la historia que contamos sea consistente con la misión y visión de la empresa o la marca personal para ayudarla a posicionarse.
  • Inspira a nuestra audiencia. ¿Recuerdas la famosa frase de Martin Luther King Jr. “Tengo un sueño”? Estas fueron las palabras que usó hace más de 50 años en su reconocido discurso para hablar de su deseo de igualdad racial. O lo que dijo Steve Jobs en su discurso a los estudiantes de la Universidad de Stanford, la aclamada frase “Sigue hambriento, sigue siendo tonto”. Estos son dos ejemplos de cómo una historia poderosa puede inspirar a toda una generación y puede seguir siendo memorable con el tiempo.
  • Humaniza para conectar con el público. ¿Quién está detrás de tu audiencia? Un grupo de personas. ¿Y quién está detrás de las marcas que publican estos mensajes? Un equipo de personas. Al final, la narración conecta las historias de las personas. Cuando una marca cuenta una buena historia, se conecta fácilmente con su público mostrando transparencia y autenticidad. A veces, lo que necesitamos para lograr esta conexión es demostrar que somos humanos en nuestra comunicación.

COMUNICACIÓN 4.0

El entrenamiento para convertirte en un mejor comunicador.

¿Cómo dominar el storytelling?

  1. Conoce a tu audiencia. Tienes una historia que contar, pero ¿a quién? Es importante que conozcas bien a tu público objetivo para saber qué les interesa, qué les inspira o incluso qué les preocupa. Conocer verdaderamente a tu audiencia te ayudará a crear una conexión duradera.
  2. Ten un objetivo claro. ¿Te has preguntado por qué quieres contar esta historia? ¿Qué espersa lograr al compartirla con tu audiencia? Sensibilizar, transmitir tus valores, movilizar… la respuesta a estas preguntas será el objetivo de tu storytelling.
  3. Haz que tu historia sea personal. La gente se involucra más en tu historia cuando le agregas tu toque personal. Si hablas sobre tu experiencia personal en relación con el tema, es más probable que a tu audiencia le importe lo que estás diciendo.
  4. Define un mensaje principal. Hay historias que duran apenas unos segundos, y otras que necesitaríamos toda una vida para contar. Cualquiera que sea la extensión de la historia que quieras contar, debes entender que necesitas transmitir un mensaje principal. Para encontrarlo, piensa en la frase que te gustaría que tu audiencia recordara.
  5. Escoge un canal y formato. Un video para redes sociales, una columna, una presentación interactiva, un ebook… hay tantas posibilidades como historias que contar. Cuando defines qué historia quieres contar, puedes elegir el canal adecuado para transmitirla y darle el formato perfecto.
  6. ¡Deja espacio para las sorpresas! Los mejores narradores no quieren que su público sepa exactamente qué esperar. Para esto debes retener parte del mensaje para sorprender a la audiencia con información asombrosa más adelante. A medida que se desarrolla tu historia, dale un giro a la trama para recuperar la atención del público.

– – – – – – – – – – – – – – –
En EL LOCUTORIO nos especializamos en ayudarte a contar historias mejorando tus capacidades de comunicación. Contáctanos para más información.